Reseñas

Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada

[Cuento]La belleza es relativa

23 de diciembre de 2016

Para Camila era la primera salida en meses. Los del colegio se juntaban en la casa de uno de los chicos a tomar mates y festejar el fin de año. Luca, su mejor amigo, la pasaba a buscar a las tres, todavía tenía una hora para prepararse.
-Ponete linda
-¿Por qué ma?
-Por que vas a salir y va a haber chicos
-¿Y no soy linda?
-Sos hermosa mi amor pero te tenes que producir. Ponete maquillaje y vestite linda.
-Pero no me gusta, no soy yo
-Camila, tenes que ser más femenina. Anda a pintarte los ojos y cambiate esa remera que te queda horrible.
Camila se metió en el baño y se miró en el espejo. “Soy horrible.” Se secó las lágrimas y se maquilló como le había dicho su mamá. Sin embargo, al verse de nuevo en el espejo no se reconoció.
-Ay, estas hermosa!-su madre la abrazó cuando salió del baño.-Los chicos van a estar loca por vos.
-Ma ya conozco a todos mis compañeros y no quiero nada con ellos…
-No importa
Antes de salir se miró una vez más al espejo, esta vez en el grande que estaba en su habitación, donde se podía ver de pies a cabeza.
-Soy horrible
El celular le vibró en el bolsillo, era Luca. Sin despedirse de su mamá, bajó y se subió al auto. En su cara se notaba la tristeza
-Ey! Te pintaste.-sonrió Luca
-¿Te gusta?
-Sos linda con y sin maquillaje. Es raro verte así pero te queda bien. ¿Por qué la cara larga?
-Soy horrible
-Eh? ¡Estas loca! Sos hermosa hasta con tu malhumor de las mañanas
Las risas llenaron el auto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario