Reseñas

Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entradaTitulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada Titulo de la entrada

Búsqueda alocada

4 de septiembre de 2016

Dos hombres caminando sin rumbo aparente por un parque. Uno rubio y otro morocho. El sol ocultándose tiñe todo de un color anaranjado.
-¿Ya encontraste el objetivo de tu vida?-pregunta el rubio.
-No.
-¿Buscaste debajo de las rocas?
-Sí, y también abajo de la cama.
-Yo encontré el mío dando vueltas en una calesita.
-¿En serio?
-Sí, ya estaba mareado de tanto girar.-comenta con completa seriedad.
El morocho suspira agotado y algo decepcionado.
-Lo estuve buscando por años. Encontré el de una persona que tenía que ser médico, lo intenté pero por la sangre me desmayé. También encontré uno para ser dueño de una empresa pero terminé perdiendo más dinero del que gané.
-¿Los devolviste todos a su lugar?
-¡Pero por supuesto! Pobres personas sino...estarían como yo buscando por todos lados.-otro suspiro.-¿Y si alguien me robó el mío y lo esta usando?
-¡Ah! ¡eso puede ser! Entonces deberías esperar a que lo dejen de usar...
-¿Y cómo sé cuándo lo dejan de usar?
-¿Y eso qué es?-interrumpe el rubio señalando algo en la base de un Jacarandá.
Ambos hombres se acercan rápidamente emocionados pero pronto el morocho pierde la sonrisa.
-Es solamente una flor.-informa abatido el morocho
-Qué lástima, parecía importante.
-Igualmente era linda.
-Se está haciendo tarde.-comenta el rubio mirando al cielo. El sol ya casi desaparecía.
-Tenes razón....voy a seguir buscando mañana.
-Yo te ayudo. ¿Dónde vas a buscar?
-En el museo...me dijeron que ahí hay muchos
-¿Museo a las 9 de la mañana está bien?
-Perfecto! Gracias por ayudarme
-De nada
Ambos hombres se saludan antes de continuar caminando en diferentes direcciones. El sol ya no se veía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario